SUICIDAS MATINALES

Imagen

17 de agosto de 2013

Iván René Moreno Ramírez.

 

La ventana por la que solía verte en las mañanas despertar y deslizar tus ansias tempranas hacia la calle, se ha empañado. Te preguntarás, si es que llegas a hacerlo, por qué sucedió esto. No tengo a nadie para culpar de lo acontecido, y no buscaré presuntos culpables porque si lo hiciera, sólo estaría yo frente al espejo de la verdad. La honestidad se adueñó de mis manos y es por eso que estas palabras deambulan por aquí. Te pido amablemente tomes tu corazón y lo sientes en tus piernas a leer lo que a continuación prosigue. Si atentos están tus ojos tal vez ellos percibirán las luces del faro de mis deseos.

Los sonidos matinales navegaron en el río que conecta los sueños con el despertar de mi cuerpo. Mis ojos flotaron sobre las sábanas y se posaron en la silla junto aquella ventana opaca de la que ya hablé. Yo tarde en reaccionar ante los rápidos movimientos de la luz que entraba directo a la cama. Recogí torpemente los pedazos sobrantes de mi último sueño y los coloqué en el cenicero, donde suelo hacerlo cotidianamente. Como no me gusta contar el tiempo en minutos, prendí mi cerebro y le di cuerda al reloj de las fantasías añejas. Ya despierto, llevé a mi corazón en mis brazos hasta la ventana. Sonrió contento al percibir que al otro lado del cristal estabas tú. Giró su mirada hacia mí y exclamó efusivamente que sería un gran día. No le presté mucha atención y ese fue mi error.  Cuando preparaba la ropa que adornaría mi soledad, escuché como la ventana se abría. Desesperado corrí hasta ella y al llegar, observé como mi corazón caía al vacío que separaba mi ventana de tu piel. A ese abismo mágico en el que habita la esperanza y la decepción vigila sigilosamente. Era ya imposible salvar aquel corazón de su trágico final. Su alma ya reposaba en la suave seda de su anhelo. Mis ojos comenzaron a arder en llanto y el cristal se vistió de lágrimas, empañando el cuerpo entero de la ventana.

Fue así como una mañana cualquiera, una mañana llena de rutina terminó por negarme apreciar completamente tu cuerpo desnudo y la dulzura con la que recoges tu cabello. Jamás sabré realmente qué impulsó a mi corazón a saltar precisamente ese día, pero ya no importa. Ya que cuando salí de mi casa y lo vi agonizar en el suelo frío de la decepción. Clavé una mirada tierna en él y al cerrar sus ojos, el mundo se apagó. 

Nektar, dolor disfrazado de dulzura.

Imagen

 

Entrevista al grupo alemán Nektar del 01 de octubre del 2013

¡Arriba, arriba, arriba! Expone su español Klaus Henatsch, tecladista alemán del cuarteto de rock progresivo, Nektar. Aunque tres de sus cuatro integrantes sean de origen británico, la banda nació y se formó en el año de 1969 en Hamburgo, Alemania. Dicha agrupación cuenta con varios discos de estudio entre los que resaltan su álbum debut Journey to the Center of the Eye, o su magnífico Remember the Future. Nektar apareció en la escena musical en un contexto en donde se podría catalogar como la época de oro del rock progresivo. Por esa misma razón, Roye Albrighton (guitarrista, voz y miembro fundador del grupo) menciona que sus mayores influencias fueron grupos contemporáneos a ellos tales como Génesis, Yes, Gentle Giant, entre otros.  El día treinta de septiembre este grupo se dio cita al evento programado por el FICH (Festival Internacional Chihuaua), y aunque sus rostros ya muestran gustosos sus arrugas a los espejos, los cuatro integrantes se sientan para charlar con su acento puramente británico sobre sus orígenes, el rock progresivo, Ciudad Juárez y lo que se dice de ella, entre otros temas sumamente atractivos.

Nektar y el origen de su nombre.

El nombre de la banda no parece darnos muchas pistas de la música de estos artistas. Sin embargo expresa perfectamente la esencia del trabajo de la banda. En las palabras de Royes Albrighton podemos encontrar la raíz del nombre por el cual está bautizada la agrupación: “¿Sabes de dónde viene el néctar? es aquella sustancia dulce que habita en las flores y que las abejas toman para elaborar la miel. Sin embargo, así como el néctar tiene lo dulce, la abeja posee lo doloroso, su picadura. Nuestras canciones tienden a ser así, por una parte pueden ser la dulzura de la flor, de la miel, pero en cualquier momento viene la picadura y la melodía se transforma en algo oscuro, doloroso, incluso destructivo”.

De igual forma, los integrantes recalcan constantemente que la música tiene un lenguaje particular y distinto que le permite contar historias como lo hace la literatura o el cine. Es así como Nektar en sus canciones nos presentan los hilos con los cuales se tejen historias que van desde una luz cálida hasta la fría oscuridad.

¿Qué es el rock progresivo?

Entre risas comenta Ron Howden, baterista de la banda, que la principal característica del rock progresivo son las canciones de dieciocho minutos. La idea motora del rock de vanguardia, como también se le conoce, fue crear una ruptura entre el rock usualmente hecho a finales de los años sesentas y principios de los setentas que se distinguía por una apatía por las variantes musicales y la experimentación: “Así como el punk lo hizo con nosotros, el rock progresivo intentó romper el molde de lo convencional e ir más allá dentro de la escena del rock” interviene Klaus Henatsch.

Algunos de los lectores podrán pensar que dicho género es sólo para algunos y no todos pueden disfrutar de él. Sin embargo, es un género abierto al público y que le ofrece a nuestros oídos experiencias distintas a lo que normalmente la música contemporánea puede darnos. Tal vez, el rechazo del público hacia este tipo de expresión musical venga en gran medida a que nos hemos acostumbrado a las cuestiones rápidas y que no exigen tanta atención; lo que puede crear un choque en nosotros al escuchar canciones de dieciocho minutos como comentaba en un principio Ron Howden y que cuentan con una elaboración musical de mayor nivel de lo acostumbrado.

Ciudad Juárez, una tierra desconocida.

Las sonrisas no dejan de dibujarse en el rostro de los integrantes de Nektar, se ven contentos y gustosos de estar en nuestra ciudad. Constantemente felicitan a los organizadores y expresan su gratitud por el trato recibido por parte de la población chihuahuanse. “No habíamos escuchado mucho de Ciudad Juárez salvo lo típico, que era una ciudad peligrosa, mas lo que nosotros hemos visto es algo totalmente diferente, una ciudad alegre y que no refleja lo que se dice de ella” comenta el tecladista alemán. A pesar de su edad avanzada manifiestan su deseo de volver a pisar esta tierra que antes les era totalmente ajena e incluso invitan a sus compatriotas a visitar el estado de Chihuahua con el cual han quedado encantados.

Así como a los integrantes de este cuarteto de rock progresivo Juárez era una tierra desconocida, para nosotros ellos pueden ser invitados de un lugar que conocemos poco. Es por esto que invitaron a la población juarense a utilizar las herramientas de la tecnología para acercarse no sólo a su música sino al género en su totalidad. “Al igual que Juárez era para nosotros algo que veíamos muy lejano, es comprensible que la gente nos vea con esa misma distancia….sin embargo creo que el internet es una herramienta muy fuerte con la cual nos damos a conocer y por medio del facebook y los videos de youtube podemos compartir no sólo música sino un sin fin de información y conocimiento” dice Royes Albrighton.

La música como un medio de transformación y esperanza.

Aunque están conscientes que son pocas las personas de nuestra ciudad que han tenido contacto con su música o con el género, no parecen sorprendidos ni inconformes por esta situación sino por el contrario. “Siempre es un placer dar a conocer este tipo de música a personas de otras partes del mundo, sin contar que la música, como el arte en general, tiene la facultad de unir a las personas y darles opciones para despejarse de la rutina” expresa atinadamente el guitarrista  Royes Albrighton.

El arte siempre ha sido una herramienta feroz de la cual la sociedad dispone para contrarrestar los embates de la vida diaria. Las personas necesitamos algo que nos saque de la rutina y nos lleve otro lugar que no sea el que habitamos. Así como el néctar de una flor, la vida consta de momentos dulces y dolorosos, es por eso que eventos como el del grupo británico Nektar siempre serán bienvenidos ya que ofrecen al público opciones que al menos lo despojarán por un rato de sus pesares diarios.  

¿QUÉ TANTO OBSERVA TIN TAN?

Imagen

“Ya observamos sin hablar, porque a veces el silencio como la ausencia, pueden ser un mérito”

Diego Capusotto.

Una ciudad tiene múltiples caras y cada uno de sus rostros esconde un sin fin de expresiones que en la mayor parte de nuestra vida cotidiana pasan desapercibidas. En el caso de Ciudad Juárez, la anarquía urbanística se hace presente en cada rincón en expansión de su desdibujado cuerpo. Nuestra orgullosa metrópoli, lastimada y olvidada nos muestra sus calles, heridas que son cubiertas pero jamás sanadas en plenitud. Sus ojos son los faroles de aquel alumbrado público que funciona esporádicamente, y en su corazón descansa el sufrimiento de las miles de personas que han marcado esta tierra con su sangre.

Ciudad Juárez, frontera norte de México, ha sido, es y seguirá siendo un espacio con características sumamente particulares por su posición geográfica, política y económica. El mercado en sus amplias dimensiones, legal o ilegal sea el caso, es la raíz de la que se sostiene esta tierra. La maquiladora, aquella bestia que en aquellos años 60s ingresó a la ciudad con la bandera de la prosperidad se ha ido escondiendo bajo sus propias garras y tan solo queda el recuerdo de lo que en otros tiempos Juárez realmente fue.

El centro histórico de la localidad tuvo papel protagónico en la historia de nuestra ciudad. Por sus edificios, bares, banquetas y callejones, las luces de neón y la música atraían a las y los operadores de maquila, a los “gringos” ansiosos de diversión frenética, y las calles se infestaban de personas como Hamelin de ratas. En la actualidad, el centro no es ni la cuarta parte de lo que en sus años mozos llegó a ser o pretendió ser. El idealizado infierno por los estadounidenses y paraíso terrenal de los operadores de maquila, terminó por transformarse en el epicentro de las desapariciones de mujeres, del narcomenudeo, de los abusos policíacos, de la prostitución.

Los esfuerzos del gobierno municipal por dotar a este territorio de una nueva imagen son superficiales y obviamente insuficientes. El centro histórico de Ciudad Juárez es un territorio donde las pesquisas de jóvenes desaparecidas adornan sus postes y bancas, los rostros de cientos de personas se estrellan en nuestra vista y aquellas noches de diversión y desenfreno han quedado guardadas en los ojos de un Tin Tan que fuma su puro dorado  frente a la catedral, la casa de un Dios que ha olvidado esta tierra.

Con este pequeño texto etnográfico se pretende dar un breve y general avistamiento a lo que hoy en día es el centro histórico de esta frontera, a los personajes que viven en su densa flora y fauna urbanística y los escenarios que pisan día a día miles de personas en esta ciudad. La etnografía obedecerá cronológicamente como fue el recorrido, comenzando con la llegada en camión, la estancia en la “Plaza de Armas”, para luego continuar el recorrido por calles aledañas y terminar en el mercado Cuauhtémoc. Consistirá pues, de cuatro secciones que se espera y al final le den al lector o lectora una idea de lo que por aquellos lares se puede encontrar.

1.- LOS PAISAJES CAMBIANTES. Un viaje exprés en el tiempo.

Resulta una tarea complicada observar por la ventana del camión y no dar cuenta del cómo es que el paisaje urbano comienza a cambiar conforme uno se acerca al centro de la ciudad. Las fachadas de las casas, negocios y edificios se añejan y pierden años ante nuestra vista confundida, los reflectores de una política del olvido nos presentan zonas de la localidad que nos cuestan trabajo asimilar. Pero, no sólo son los edificios y las calles las que se transforman y deterioran sino también las personas que transitan y deambulan por sus banquetas. Durante el día, miles de personas recorren el territorio en camino a sus trabajos, escuelas, atención médica, a sus hogares. La categoría de centro tal vez ha perdido validez en cuanto a lo geográfico ya que la mancha urbana ha crecido desproporcionada y desorganizadamente pero el centro histórico no ha dejado de ser un lugar de encuentro y desencuentro, un territorio donde parten decenas de camiones a lo largo y ancho de la metrópoli.

Al bajar uno de la “rutera” se topa con callejones poco amigables pero alumbrados en su totalidad por la tenaz luz del sol. Unas cuantas personas pasan indiferentes a tu caminar y el ruido de las perforaciones te anticipan al encuentro con un espacio en “remodelación”. Uno comienza a toparse con los vendedores de flores, cigarros y dulces, cada uno de ellos portando en sus manos el sustento diario de sobrevivencia. Conforme se avanza se materializan los sonidos de construcción y se observa trabajadores que vienen y van al unísono de las mezcladoras de cemento, las máquinas perforadoras y el leve tambaleo del suelo ante el caminar de cientos de pies extraños.

Ya cerca de lo que llamamos la “Plaza de Armas” las cumbias y la música norteña suena en las bocinas de los establecimientos que rodean el lugar, es ahí donde uno percibe la sensación de que ha ingresado al centro histórico de la ciudad. Mientras, una señora barre la entrada de un pequeño restaurante de comida corrida.

2.- EL LUGAR QUE DIOS OLVIDÓ: La Plaza de Armas, La catedral y un orador.

Aunque tan sólo pasó muy pocos años de su vida en Ciudad Juárez, Germán Valdez alias “Tin Tan” reposa sobre la fuente de la Plaza de Armas. Y uno se pregunta ¿Cuántas cosas no han penetrado los ojos de este pobre ídolo inmóvil? Fumando su puro, la estatua reúne a un grupo considerable de ancianos, que en su mayoría ocupan las bancas desgastadas del lugar. El bolero aún trae a nuestras memorias aquellos recuerdos de niñez de cuando acompañábamos a nuestros padres o abuelos a “bolear” sus zapatos.

Los postes de luz o faroles están tapizados con imágenes distantes de jovencitas que un día salieron de sus casas para perderse en el limbo de la inseguridad que rige en la ciudad. En las fotografías, sus rostros están felices y nos recuerdan que la impunidad no sólo arranco despiadadamente las sonrisas de sus caras sino que se llevó el alma de sus madres, de sus familiares y amigos. Y cuando uno se da cuenta que está pisando la tierra misma de dónde en su mayoría estas niñas se perdieron, la piel se endurece y un nudo de coraje se entrelaza a nuestros corazones.

Los ancianos y ancianas que flotan sobre el lugar son parte fundamental del paisaje, ¿qué sería de la Plaza de Armas sin los viejos y sus historias? Sus pieles arrugadas y gastadas hablan más de lo que sus bocas podrían decir. Vale con ver sus expresiones o falta de ellas para comprender un poco sus vidas olvidadas. Es así como uno cree pensar que están allí en un intento desesperado por decirle al mundo que siguen vivos y qué mejor que frente a los ojos de Dios, frente a la Catedral.

Amenizando la agradable mañana, un orador toma su micrófono y mira retadoramente a los ojos de los que, para él, son pecadores. Nadie se salva de las palabras que dispara sin descanso, una y otra vez recita las enseñanzas del Dios al que adora y pareciera ser que le urge porque los demás también lo adoren. Observa, apunta y dispara sus quejas ante una sociedad que ha perdido la lucha ante la indiferencia. Si bien uno puede estar de acuerdo o no con aquellas palabrerías que desfilan por los labios de aquel personaje, lo cierto es que su mensaje se ha vuelto parte del folklore del espacio. Varios rostros miran atentos a ese ángel inquieto que se frustra y maldice a los que eligen el camino del demonio.

Al final, el análisis es confuso pues, el valor simbólico del lugar es claramente religioso y muestra un territorio benevolente pero al ampliar la visión y recordar las pesquisas de las jovencitas, de la historia macabra y retorcida que ocurre en tal lugar, lo deja a uno con la pregunta obligada ¿estoy en tierra santa o en el núcleo del mismo infierno?

Realmente es complicado no hacerse tantas preguntas, y aún así, siempre serán menos las cuestiones que uno tenga a la cantidad infinita de historias que estos personajes y esta plaza llevarán hasta su último día de luz.

3.-LABERINTOS COTIDIANOS. Prostitución, “picaderos”  y fruta para llevar.

A tan solo unos pasos de la Plaza de Armas, los puestos, así como los productos que ahí se ofertan son abundantes y de un surtido amplio. Cinturones, balones de futbol, calzado, playeras deportivas, discografías completas de los artistas populares, cubiertas para celular, son algunos de los tantos objetos de los que uno por precios considerables puede hacerse acreedor.

Los vendedores son cazadores profesionales que saben identificar a los clientes frecuentes o cotidianos de los que ocasionalmente están ahí, a los que por azares del destino fueron a perderse en el amplio mundo de la clandestinidad. Conocen el momento preciso para ofrecerte algo, saben insistir e inducir tus decisiones, al final el juego lo controlan ellos.

No es necesario que se ponga excesiva atención para visualizar una puerta entreabierta y un trío de mujeres fumando fuera de ella. La prostitución impregna el ambiente con sus aromas y se evidencia a sí misma. A plenas doce del medio día, las mujeres reposan sus cuerpos sobre los muros y lanzan miradas a los extraños cuerpos que caminan frente a sus ojos. ¿Qué será de estas calles de noche? es una pregunta que pocos y pocas buscan responder con la experiencia, sin embargo, la gente del sector parece tan familiarizada con el fenómeno que lo invisibilizan ante nuestro andar.

El mercado y sus dos facetas conviven paralela y armoniosamente. Mientras uno puede comprar fruta fresca y a buen precio (mercado legal) sólo es cuestión de caminar unos cuantos metros en búsqueda de un “picadero” para conseguir otro tipo de mercancía (mercado ilegal). Confluyen la clandestinidad y lo público en espacios diminutos, el punto clave es qué estás buscando.

4.-EL IMPERIO DE LO MÍSTICO: Junto a una imagen de la muerte ladra un cachorro.

Al entrar al mercado Cuauhtémoc el olor a incienso se desliza sigilosamente entre los pasos de las personas. Una infinidad de artefactos y sustancias con fines místicos llaman la atención de los no iniciados. “Amarres, limpias y buena suerte” son algunos de los mensajes publicitarios que los locales muestran orgullosos. El imperio de lo místico y paranormal tiene como palacio este mercado.

La muerte tiene en sus manos al planeta, vestida con una túnica roja le sonríe sínicamente al transeúnte. La estatuilla mide al menos medio metro, en su mano izquierda porta la hoz y en su derecha al mundo. El culto a la Santa se ha extendido a lo largo del país y de nuestra ciudad. Con al menos cuatro santuarios en la localidad, la Niña Blanca se ha introducido sagazmente al mercado popular y ha hecho del ocultismo una práctica abierta al público.

En contraste a esto, una pequeña tienda de mascotas muestra la ternura de unos pequeños cachorros que ansiosos ladran a los ojos extraños que disfrutan de sus plegarias. Perros, aves, plantas y comida para animales, todo en un diminuto rincón. Y en medio del lugar hay una fuente, un intento de plaza que hace homenaje a la virgen de Guadalupe con una manta que tiene estampadas las palabras de una oración. Mientras uno descansa de los olores a hierbas e inciensos, las almas en pena por amores no correspondidos y las personas vestidas con “vibras negativas” corren desesperadas en búsqueda de la salvación de un huevo o un té del amor.

CONCLUSIONES. ¿Las hay?

Los espacios públicos almacenan en su esencia misma una serie de símbolos, significados y significantes colectivos que dotan a la sociedad de marcos de referencia para comprender lo que en esos lugares se debe hacer o se supone se debería hacer. Es así como el uso, la utilización o la apropiación de un lugar tiene sus bases de acción en estos símbolos y significados sociales. Sin embargo, cabe resaltar que si bien existen pautas aceptadas por la colectividad sobre un espacio público, los usos, la concepción y percepción que se tenga de tales será flexible y cambiante. Existen tonalidades y múltiples posicionamientos frente a un territorio determinado, todo dependerá de quién observa y participa y la forma en cómo lo haga:

Recordemos al orador de la Plaza de Armas, para él ese lugar tiene un significado particular y la apropiación que hace del espacio está determinada por el uso que desea darle, que en este caso es el de transmitir mensajes religiosos. Su percepción del lugar tiene claros tintes religiosos, dota al espacio de un valor simbólico específico. Sin embargo, si una de las madres de la jóvenes que desapareció en ese mismo lugar anda por ahí, su percepción del espacio será sumamente distinta, el valor simbólico que le dará al lugar será negativo y a diferencia del orador se sentirá en las entrañas mismas del infierno.

Es así como hacer una etnografía analítica y no sólo descriptiva resulta un trabajo complejo pues, consiste en observar detalladamente los fenómenos que suceden en el espacio común y tratar de comprender los procesos sociales e individuales que de igual forma ahí se presentan.

En este caso, el recorrido por el Centro Histórico de Ciudad Juárez ha sido un ejercicio sumamente provechoso para practicar este tipo de técnica. La multiplicidad de símbolos y significados que ofrece este lugar da pie a que uno como estudioso de la materia tenga acceso real y empírico a un número indefinido de procesos sociales y grupales que son todos y cada uno de ellos, dignos de prestar atención.

Cuando la luz se despida no habrá espejos para reflejarse.

 

Nuestras sombras han dejado de hablar,

se han alejado de nosotros para no estorbarnos más.

Percibieron nuestro deseo de andar solos,

olieron el perfume agrio que en sueños transpiramos.

Han abierto sus apagados ojos y con una sonrisa invisible,

caminaron, borrando sus huellas con la tenue luz de sus corazones.

 

Nuestras sombras ya no quieren sufrir,

se sienten traicionadas, se sienten solas,

pues ya son ajenas, pues ya son almas perdidas.

Le reclaman al sol que se ha vuelto frío,

le susurran al viento que se vaya con ellas.

 

Nuestras sombras lloran, pero no como nosotros,

ellas hunden sus rostros en la tierra helada,

clavan sus dolores en las alas de los pajaritos, para que se vayan,

lejos, lejos, inalcanzables.

 

Escuchemos la respiración de nuestra memoria,

está agonizando y ella es feliz de hacerlo.

Parecería que las sombras buscan la muerte,

pero la muerte misma busca su sombra.

Busca en los escombros de una ilusión,

mas, no sabe que las sombras se esconden,

como la muerte se esconde en el hambre o la enfermedad.

 

Nuestras sombras han volado a ras de suelo.

Nuestras sombras bailan en la eternidad.

Nuestras sombras han dejado de hablar,

Ya no sirven para eso, al fin, nunca escuché a la mía.

Luz, tenue, nula.

Image

En una habitación bastante iluminada están sentadas tres personas con batas blancas y anteojos. Dos mujeres y un hombre. La mujer uno dice: Los resultados no fueron los esperados. La mujer dos replica: Definitivamente no, pero se consiguió obtener información valiosa. El único hombre argumenta: Yo sigo creyendo que todo salió a la perfección mientras alimenta a un gato con alas de águila, que puede girar su cabeza como búho y hace ruidos de serpiente.

En otra habitación medio alumbrada están dos guardias de seguridad resguardando la primera habitación descrita. El guardia uno piensa: Es muy aburrido tener que estar callado, ¿Qué estará pensando mi compañero?, hace tiempo que quiero invitarlo a que vayamos por una cerveza pero siempre que se termina la jornada laboral sale corriendo como si se hubiera robado algo. El guardia dos solamente guarda silencio, no piensa en nada, sólo guarda silencio y está ansioso por irse a donde tenga que irse.

En una habitación oscura y fría hay voces, no se distingue si son personas, fantasmas, demonios o ángeles. La voz número uno lamenta: ¿Cuánto tiempo tengo encerrado aquí? es algo sumamente doloroso no poder ver ni un rayito de luz cruzar por mis ojos. Una segunda voz le contesta: déjate de lamentos y preguntas, mejor ayúdame a terminar mi invento que será nuestra salvación. La tercera voz se oye a lo lejos y comenta: Somos los habitantes de la caverna de Platón, prisioneros de por vida. La cuarta voz grita: ¡El Señor está en los cielos y vendrá a vengar a los justos y repartirá gloria a quienes gloria merecen!. La quinta y sexta voz cantan: ¡We are living in a yellow submarine, we are living in a yellow submarine!. Una séptima voz hace ruidos con la boca. La octava y tal vez la última recita un poema: “A la par del tiempo, las sombras recobran su vida llenando sus corazones con nuestros reclamos, ellas nos ven, nos sienten, nos poseen y ninguno de nosotros podremos escapar jamás de sus garras”.

Milagro

Un señor arroja un cigarro al piso,
un indigente lo recoge para tirarlo a la basura,
un policía se lo lleva por “alterar el orden público”,
un niño pasa corriendo y lo libera,
la madre del niño grita desesperada,
una pareja apunto de terminar su relación ve la escena,
la muchacha piensa en la fragilidad de su amor,
el joven revive su infancia y le marca a su hermano menor,
el hermano vive en otro país y tienen 3 años sin dirigirse palabra,
La esposa llega y lo ve llorando después de la platica,
Sus hijo mayor cree que se separarán sus padres y se sale de casa,
Más tarde una anciana encuentra el niño perdido muriendo de frío,
La noticia recorre el mundo y llega a los ojos de millones,
Una mujer piensa en que debe ser mejor madre y le llama a su hija,
La hija desconcertada al escuchar su teléfono sufre un accidente de automóvil,
El paramédico la encuentra agonizando y le pide que avise a su prometido,
Su prometido está sentado en la misma banca en la que ayer aventó un cigarro al suelo y vio como un indigente era arrestado por un policía en el momento en que recogía su colilla.